viernes, 25 de junio de 2010

Para pensar

Era un encuentro de orientación vocacional.
Después que la religiosa dió su testimonio, se abrió el diálogo con los muchachos.
Una chica le dijo:
-Tu testimonio fue muy lindo, pero ¿dónde apareció Dios en él? Yo no te lo escuché en ningún lado...

9 comentarios:

Maikol dijo...

Yo creo que Dios aparece implicito en el testimonio pues es El quien nos inspira a dar Testimonio, sin su fuerza no pudiera ponerse de pie y narar su experiencia, Dios estuvo presente en la accion, quiza aun mas que en el dialogo.

Francisco dijo...

Obras son amores y no buenas razones, si no, ¿por qué este blog? ¿qué sentido tendría si El no fuera su centro? Las obras de Dios persisten. Te encomiendo vivamente hermana. Gracias por mostrar también lo duro de la vida, gracias por la confianza.

hna. josefina dijo...

Me preocupa un poco que, dando testimonio sobre su vocación religiosa no aparezca Dios explícitamente.
En cualquier otro tipo de testimonio estoy de acuerdo con lo que dicen Francisco y Maikol, pero si su vocación es religiosa Dios es el centro, el motivo y el fin de nuestra vida; aunque por supuesto se manifieste después,implícitamente, de muchas maneras.

Hna. Eugenia dijo...

¿Puede sostenerse en el tiempo una vida religiosa si la motivación primera, o el sentido principal y explícito, no es la consagración a Dios?
Confieso que hasta me parece que habría que plantearse si hay verdadera vocación religiosa.

el autor dijo...

Muy interesante...dá que pensar.

Grissy dijo...

Dios debe permanecer en nosotros tanto en nuestro corazón como en nuestra boca. Hermana le quiero entregar un premio, por la admiración que siento y por su labor. Puede pasar a buscarla a mi blog. Dios Le Bendiga.

Nina dijo...

Hermana:

Acabo de descubrir su blog y sí, es para pensarse, pero Dios está siempre con nosotros si le abrimos las puertas y lo invitamos a entrar. Saludos y bendiciones

Pame... dijo...

... a veces Dios juega de incógnito... y es muy bueno haciéndolo! a la muchacha quizás se le pasaron las muchas personas que fueron la voz de Dios en ese testimonio! =)

Francisco Javier dijo...

El que está enamorado de alguien, habla de su amado. La boca habla de lo que hay en el corazón. Si alguien da testimonio, y dice que no ve a Dios en el, sin duda es para pensarlo. No nosotros, sino esa persona que dio el testimonio, aunque por supuesto nosotros también deberíamos hacer todos ese examen de conciencia.